El modelo pedagógico de E4formación se basa en los principios definidos  en el marco común europeo de formación.

La cuestión principal es entender la formación como un proceso centrado en el alumno y en su aprendizaje, orientada, por un lado al desarrollo de capacidades y habilidades que le permitan adaptarse a los cambios e innovaciones de su entorno profesional  y, por otro, a que sea que sea capaz de anticiparse a esos cambios, tomar decisiones, resolver situaciones problemáticas e introducir mejoras en su contexto laboral.

Esto se consigue mediante el diseño de actividades individuales y colaborativas con sentido en el contexto profesional.

[siteorigin_widget class=”SiteOrigin_Widget_Image_Widget”][/siteorigin_widget]

El gran reto del proyecto es que los estudiantes “aprendan a aprender” con la finalidad de que continúen el proceso una vez finalizada la acción formativa (formación continua o lifelong learning)  y esto implica que el docente promueva situaciones de aprendizaje que desarrollen capacidades como la autonomía, la responsabilidad, la búsqueda de información, el análisis de la realidad, la construcción y transformación de los conocimientos, la creatividad y la innovación.

Otro de los pilares del modelo es el aprendizaje activo del estudiante, lo que implica por su parte un trabajo constante y un elevado grado de motivación y compromiso en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En función de la tipología del curso, se diseñan actividades como: elaboración de trabajos, debate en los foros, casos de estudio, ejecución de proyectos, etc.

Uno de los grandes cambios que supone la entrada en el Espacio Europeo de la Educación Superior (EEES), aplicable a todos los niveles educativos, es transitar de una formación basada en el profesor y caracterizada por la transmisión de conocimientos y saberes, a una formación centrada en el alumno y su aprendizaje orientada a que desarrolle las capacidades necesarias para su integración con eficacia en el mundo laboral.